Seguidores

7 nov. 2010

Lucios Tormesinos en Noviembre

Pescar lucios en Salamanca no es tan sencillo como lo fue hace algunos años. Durante este mes y sin ir más lejos, en casi cualquier parte del río Tormes a su paso por la provincia, podían conseguirse abundantes capturas de este exócido.


Hubo un tiempo, hace ya unos quince años, en que nuestra afición, me refiero a la pasión por el lucio que la mayoría de los pescadores que en nuestra demarcación practicaban su pesca, nos llevaba con mucha frecuencia a las orillas del Tormes en busca de este agresivo y codiciado pez. Frecuentábamos lugares tradicionales donde acostumbrábamos a encontrarlo. Desde las orillas cercanas a la ciudad aguas abajo de la zona de la Aldehuela, subiendo hasta Santa Marta, Aldealengua, Salmoral, Huerta, Encinas de Abajo, Azud de Villagonzalo, Alba de Tormes… e incluso Galisancho y La Maya. Hoy, ya no encontramos demasiados ejemplares en muchos de estos lugares, incluso en algunos han desaparecido. Está claro que su regresión es un hecho real. Quizá, debido a la disminución de ciertas especies autóctonas de las que se alimentaba, e incluso a la desaparición de algunas de ellas. Indistintamente de la excesiva presión que tuvo y ha asumido desde siempre, cuando comenzamos a capturar los primeros ejemplares que ya estaban ampliamente distribuidos por todos estos lugares.


Si bien es cierto que este pez nunca debió poblar éste nuestro río Tormes, al igual que muchos otros ríos de nuestra comunidad, también es cierto, que muchos pescadores deportivos hemos tenido la oportunidad de poder practicar su pesca, sin tener que desplazarnos lejos de nuestro ámbito de movimiento y disfrutar de este magnífico pez, al que yo particularmente debo y tengo el respeto que se merece como como a cualquier otro ser.
Hoy, es un animal plenamente integrado en nuestro entorno Ictiológico y piscícola, resultando tener para nuestros alevines de pescadores un importante potencial didáctico y fácil de capturar, beneficiándonos de su valor como pez deportivo al que debemos admirar por su capacidad de adaptación y supervivencia en los medios en los que ha sido introducido, a la vez, de haber sido repudiado por muchos pescadores de cualquier modalidad. Hoy, aunque en menor cuantía, continuamos disfrutando de su sorprendente agresividad y dependiendo de su tamaño, combatividad.